domingo, 2 de octubre de 2016

A cualquier mentira la han defendido miles de veces más que a cualquier verdad, solo por tener poder y el respeto del mal, ¿los nazis eran los malos?
El mayor o la madre de todos los respetos que jamás se puede esquivar es: RECONOCER EL BIEN-RAZÓN o al que lo demuestra, ¡NO HAY OTRO CAMINO!
Jesucristo con autoridad de bien-razón entró muchas veces como un elefante en una cacharería, ¡bien hecho!, sigue así, Jesús, siempre que quieras