martes, 25 de octubre de 2016

Insultar al mal es obligatorio éticamente; si no lo haces por sinvergüenza-desalmado, le facilitas TODO (o le ayudas o no)
Nunca aceptes algo por todo lo que pides.
Nunca aceptes algo de la verdad por la verdad (pues sobornas tú rastreramente a la ética)