martes, 1 de enero de 2019

El MAL tiene todos los disfraces y escondrijos que existen, por eso absolutamente nadie lo ve (excepto una persona de cada 100 millones que agoniza demostrando y haciendo ver estas cosas). El BIEN implica DARTE CUENTA de un fondo en el cual cada acción de un mal impide algún bien.
Por eso el bueno es como descuartizado por ti y por todos miles de veces al día, ¡pero tal nazismo sigue tan campante! ¡a lo Hitler ganando todos los premios y todos los recursos sociales y los piropos y los dineros... Y todos los respiros del aire... ¡PARA LOS APROVECHADOS DE ESO!