lunes, 13 de marzo de 2017

Si a la NATURALEZA le quitas-impides naturaleza o sus recursos para sobrevivir como naturaleza, tú eres un asesino que asesina incluso al Bien; entonces la NATURALEZA tiene el infinito derecho a insultarte mil millones de veces por segundo, manteniéndose  ¡santa

Si a la RAZÓN le quitas-impides espacios o sus recursos para sobrevivir como razón, tú eres un asesino, sí, que asesina incluso al Bien; entonces la RAZÓN (o el que la demuestra) tiene el infinito derecho a insultarte mil millones de veces por segundo y, tras eso, se mantiene pura o santa (o también el que la demuestra).