sábado, 17 de septiembre de 2016

El mal siempre tiene retóricas, adornos y cebos-trampas irrenunciables de tan bonitos que te los ponen (e imponen, aplicado con todos los recursos de todos y valoraciones de unos cuantos con sus intereses de corporación-poder)
En dar razón o bien siempre un paso es mejor que ninguno (o que seguir en indiferencia y en terquedad sin alma al error).
Si ninguneas a la valoracion del bien (racional), entonces todas las premiaciones son  así corruptas o nazis