lunes, 1 de agosto de 2016

El mal no va a darte nunca privilegios-ventajas, ¡nunca!, entonces tú no se los dés a él como tonto la baba, sí, ya que lo vas beneficiando.
El mal (opresor) te oprime mientras tú te dejes.