viernes, 20 de julio de 2012

1 comentario:

José Repiso dijo...

Parte de la esencia del sentido crítico es poner en duda lo establecido, evidenciando sus errores o sus injusticias.

Así, no hay nada -para el sentido crítico o para la racionalidad- intocable, dado al "porque sí" como ya totalmente bueno -incuestionable-.

Incluso, para la libertad, no puede haber opciones impuestas o con alguna presión o amenaza. Claro, no se puede imponer ser patriótico a la fuerza, confiar en una política a la fuerza, etc.

Pero, frente a eso, hay unos intolerantes que PATRIMONIALIZAN la familia, el Estado, la democracia, el cristianismo de una manera indiscutible o fanática -como perros guardianes o integristas o a cerrazón- que no permiten nunca la libertad de pensar en... un mejorable Estado o también democracia u otra cosa que incumple muchos de sus deberes éticos.

Sí, es como si a alguno -en su locura sin remedio- se le ocurriera patrimonializar a la libertad misma, o a la posesión de la patria o de Dios, etc.